Un centro con historia

A finales de la década de los 40, y tras la muerte de nuestra fundadora, se crea en la villa de Agüimes el Colegio masculino Jesús Sacramentado (1948) y el Colegio femenino Nuestra Señora del Rosario (1949) como respuesta a la necesidad formativa de los jóvenes de la comarca, convirtiéndose en el Centro de Educación más antiguo en el sur de la isla.

En el devenir de estas siete décadas muchos hombres y mujeres se han formado en nuestro Centro bajo distintos carismas religiosos: Hermanos de la Saye, Carmelistas, Dominicas y Teresianas.

Dejando en su alumnado la huella a vocación formadora integral.

"Llevamos mas de 70 años contribuyendo a la educación de los jóvenes de nuestra comarca"

Nuestra imagen

En la representación del logo se resume la misión Católica que nuestra fundadora quiso imprimir en la educación de los jóvenes de la comarca.

En él, se puede apreciar un cáliz dorado con un racimo de uva submontada, flanqueado por dos espigas y coronado por las iniciales IPEJS.

Tanto el cáliz como las espigas representan las dos especias consustanciadas en la eucarestía en la que se representa Jesús Sacramentado.

Las siglas hacen referencia al Instituto Piadoso Eclesiástico Jesús Sacramentado que es el titular del colegio.

Identidad cultural

Nuestra Identidad Cultural está presente en las distintas celebraciones del centro.

Comenzamos cada año festejando el día del Rosario. Patrona de nuestro municipio, haciendo homenaje a nuestro centro que lleva el mismo nombre. La Navidad es un día especial en el que toda la comunidad educativa compartimos las tradiciones navideñas con la magia de los villancicos y la recogida de juguetes y alimentos para los más desfavorecidos.

Estamos ubicados en un pueblo carnavalero como ninguno y en estas fechas nuestro centro se llena de alegría, colores y fiestas con las canciones murgueras, el concurso de disfraces y nuestra quema de la sardina.

El día de Canarias y los Finaos también está presente, para reconocer nuestras costumbres e historia haciendo visibles nuestras raíces.